Escrito por: Gume arzola

Vivimos en el siglo XXI, también llamado el siglo del SER, y hemos llegado al momento histórico en donde la era del conocimiento está marcando una tendencia, pues con ella vienen nuevas prácticas empresariales. Una de las tendencias más marcadas por esta era, es que las empresas exitosas están poniendo al centro de su estrategia el factor más valioso: El talento.

“Sólo hay algo peor que formar a tus empleados y que se vayan …… No formarlos y que se queden.”
Henry Ford

 

Si preguntas a cualquiera de tus colaboradores ¿Qué porcentaje de tu talento usas en tus funciones diarias en la empresa?

Estoy seguro que te dirían que no es el 100%. Cuando tenemos colaboradores contribuyendo “a medio gas” es invariable que al cabo de un tiempo, estos se aburran, se desmotiven y opten por tomar nuevos rumbos.

A lo largo del tiempo hemos observado la evolución de las organizaciones y hemos notado como el enfoque ha pasado de la perfección de tiempos y movimientos, la manufactura esbelta y calidad de los procesos y el alto enfoque en los errores y resultados hacia poner atención en las personas y al talento que llevan consigo. Está por demás decir, que hoy en día, las organizaciones que no se enfocan en la atracción y el desarrollo del talento de sus colaboradores están destinadas a desaparecer

El problema reside en que todos los días millones de personas van a sus lugares de trabajo desmotivados, seguros que tienen más potencial del que usan. De igual manera también todos los días, miles de personas renuncian a sus trabajos sintiéndose desvalorados, limitados, estancados o no aprovechados por sus líderes.

Lo primero que debemos hacer es poner el desarrollo de las personas en el centro de la estrategia de toda organización y es que está por demás decir que RH es el más importante aliado estratégico de toda empresa. Una vez que logremos convencer a la alta dirección de lo valioso e importante que resulta poner la atención en las personas, realizaremos un diagnóstico que nos permita identificar en dónde estamos parados y una vez ahí trazar líneas estratégicas de desarrollo de talento de nuestros colaboradores.

Para desarrollar el talento existen varias herramientas, técnicas, metodologías, programas, etc. y no es que unas sean mejor que otras, en realidad, tienen diferentes usos y objetivos. Es como ir al doctor a realizarte un diagnóstico, el doctor identifica tu sintoma y te receta una medicina particular, pues esa medicina es la que te ayudará a mejorar en ese problema o enfermedad.

Entre algunas de las metodologías que existen, te quiero compartir 3:

1.- PROGRAMAS DE DESARROLLO DE COMPETENCIAS ESENCIALES

Existen programas que desarrollar conductas productivas  centrándose en el desarrollo de competencias humanas y esenciales, como liderazgo, comunicación, inteligencia emocional, colaboración, entre otras. Formaciones de este tipo son básicas y elementales, pues las personas las usamos diariamente en nuestra labor productiva. Estas formaciones deberían ser parte de la base de nuestros planes de capacitación, pues muchos de los problemas organizacionales están originados en la carencia o el poco desarrollo en estos conocimientos, habilidades y actitudes.

  1. COACHING

Por otro lado se encuentra el coaching y coaching de equipos. Estas son poderosas metodologías para acompañar a las personas y a los equipos a lograr objetivos desafiantes. A través de herramientas novedosas y altamente especializadas, los coaches facilitan procesos para la toma de conciencia y construcción de planes avanzados para alcanzar los objetivos o metas  profesionales establecidas. Básicamente son como ángeles de la guarda que nos cuidarán y facilitan los procesos más complejos y retadores a los que podamos enfrentarnos.

  1. TEAM BUILDINGS

Por último, quiero compartirte la intervención tipo “Team building”. Este tipo de intervención es una intervención estratégica que tiene como finalidad contribuir al proceso de maduración de un grupo o un equipo. Se puede basar en los 3 factores principales que mantienen motivados a los equipos: Resultados, Aprendizaje y Relaciones. Este tipo de procesos por lo regular se realizan fuera del ambiente o espacio de trabajo, pueden ser outdoor o indoor pero en cualquiera de los 2 casos, se utilizan recursos lúdicos para generar el aprendizaje y toma de conciencia del grupo o equipo y con ello posibilitar su mejora.

En resumen, el enfocarnos en las personas y su desarrollo genera múltiples beneficios y una ventaja competitiva frente a otras empresas, pues las personas que colaboran en un sistema fértil en donde el crecimiento es parte de la cultura diaria, se entregaran para realizar contribuciones de valor únicas.